TODAVÍA NO

 

Mi Querida Señora,
¿Sabe usted
Por qué las flores son bellas en las ramas
Y tienen sentido en las manos,
Y por qué estoy a su lado
Y no en sus brazos?

G G Gench
Traducido por el Dr Fernando Jarabo y Lorenzo