SERIAMENTE DE REPENTE

 

Un día de lluvia
Un encantador poeta conoció una bella doctora.
Tomaron dos cafés en la cafetería,
Y volvieron a casa bajo el mismo paraguas.
Ella confiaba en él.
Era el héroe que tanto había esperado.

G G Gench
Traducido por el Dr Fernando Jarabo y Lorenzo