AMIGA DEL ALMA

 

Mi querida amiga del alma,
de verdad no importa
dónde estés.
Esta noche oigo,
el seductor sonido de tu mágico violín.
Alrededor.
Estoy tan relajado y suelto.
Esta noche,
de verdad no importa,
puedo incluso dormir para siempre.

G G Gench
Traducido por el Dr Fernando Jarabo y Lorenzo