ARCOIRIS

 

Querida mía,
Esta tarde,
viajé en sueños
al Jardín de Rosas del arco iris.
Me recibieron ocho doncellas
que olían a amor y lujuria.
Me ofrecieron un vaso de vino viejo
y un caliente baño de espuma.
Limpiaron mi cuerpo y mi alma.
Sentí que estaba
en el Cielo del que todo el mundo habla.
Miré hacia el mundo
desde el Jardín de Rosas.
Vi tu cara.
Llorabas
lágrimas de lluvia intensa.
El arco iris se iba del cielo
y todas dijeron:
"Señor,
sin ella
el Cielo será tu Infierno.
Vuelve a ella.
Te ha estado esperando"

G G Gench
Traducido por el Dr Fernando Jarabo y Lorenzo