TARDE LLUVIOSA

 

Mi querida amiga del alma,
esta tarde
caminé bajo la lluvia.
Me sentí tranquilo y a gusto.
Las gotas de lluvia acariciaban mi paraguas
y sentí tu corazón latir alocado.
Mientras llovía
dormí en mi coche y soñé contigo.
En tu guitarra tocabas
tu canción turca favorita.
¡Ven a mí!
Ven, ven, ven a mí,
con tus dulces palabras y sonriente rostro,
¡Ven a mí!
Ven, ven, ven a mí,
en tus días de sol y de lluvia,
¡Ven a mí!
Ven, ven, ven a mí.

G G Gench
Traducido por el Dr Fernando Jarabo y Lorenzo